Las Áreas del Botánico

El Jardin Botánico de Santiago está zonificado de forma que en sus espacios hábiles se puedan mostrar la mayor diversidad posible de especímenes de la flora característica del Valle del Cibao, especies emblemáticas de la flora Dominicana, además de aquellas que están en peligro de extinción y por supuesto especies exóticas que sean de interés paisajístico, científico y botánico.

Mariposario Greta

Nombrado en honor a  la mariposa  Greta diaphanus quisqueya o comúnmente conocida como Mariposa Alas de cristal, subespecie endémica residente en las altas montañas. Este paraíso de colores abrió sus puertas el 21 de noviembre del 2019 gracias al apadrinamiento de doña Pirigua Bonetti y la Fundación Propagás, albergando más de 20 especies de mariposas y sus respectivas plantas hospederas o las nectaríferas que las alimentan.

Cuenta con espacios para educación ambiental, una tienda temática con artesanías de mariposas, laboratorio para cuidado y crianza y un extraordinario habitáculo atravesado por una fuente de agua ofrecen un emotivo espectáculo de sonido y color a los cientos de visitantes que diariamente se dan cita en el lugar.

Arboretum

Del latín arborētum, traducido al español ARBORETO, es una colección de árboles vivos que se conservan con la intención de estudiarlos científicamente. Nuestro Arboretum se ubica a lo largo de una franja de casi 20,000 metros cuadrados junto a la vía central del Jardín, allí pueden apreciarse varios ejemplares de árboles de cada una de las especies que se pueden encontrar en los jardines temáticos. Entre sus especímenes más destacados se citan el Frijolito, el ébano verde y Jacaranda. Además otras en peligro de extinción como son la Rosa de Bayahíbe (Pereskia Quisqueyana, flor nacional), La Rosa de Bánica (Pereskia Marcanoi), La Ceiba Haitiana, Etc.

Laberinto

Se trata del primer laberinto de especies vivas del País. Esta situado justo al centro de la vía central y precedido por el Rosedal y un largo túnel que poco a poco se va recubriendo de tumbergias, abarca un espacio de más de 3,600 metros cuadrados y está compuesto por un conjunto de muros o setos vivos, con más de 2,000 cipreses plantados en forma de un gran laberinto de sendas que conducen a hermosos jardines escondidos.

El truco es encontrar la salida entre los truculentos pasillos, que invitan a perderse en ellos ante la colorida y aromática recompensa que encierra el paseo.

Es Ciprés es una especie de conífera propia de las alturas montañosas, pero que con el debido cuidado se ha adaptado en el Valle. Este espacio se ha convertido como una de los atractivos favoritos de los visitantes, especialmente niños y fotógrafos.

Humedal demostrativo

Apadrinado por la Fundación Popular, es un espacio diseñado sobre una antigua área de servicios donde se han desarrollado lagunas artificiales y vegetación propia de las mismas como: Mangles, Gri grí, Eneas, Lilas, Loto, y otras plantas lacustres que se pueden apreciar atravesando un paseo tablado. Con el paso del tiempo se ha generado un ecosistema muy particular donde se pueden avistar tortugas o hicoteas nativas, distintas especies de aves como Gallaretas, Cra Crá, Playeritos, Garzas y otras.

Según el Convenio de Ramsar, «Un humedal es una zona de la superficie terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan», lo cual encaja perfectamente con la definición y características de este hermoso espacio que se ha constituido en un atractivo infaltable entre los fotógrafos y que es altamente visitado por chicos y grandes.

Palmetum

Se trata de un espacio destinado a la conservación de especies vivas de palmas endémicas, nativas y exóticas. En el área, que se encuentra en constante expansión en la margen izquierda de la vía Central, desde ya se están desarrollando más de 50 variedades especies de palmeras, entre las que se destacan la Cola de Pez, Cacheo, Palma Datilera, Cola de Zorro, Real y Cana.

Cactus y suculentas

Esta área posee una representación de la gran mayoría de los cactus endémicos y nativos de distintas zonas del país. Una buena parte de éstos fueron recuperados de los terrenos donde se construyó la planta Montecristi Solar y trasplantados con éxito en el cerro contiguo al monumento del Cristo Vivo y limítrofe con el área de bosque seco.

Este es un espacio maravilloso donde las herpetofauna (especialmente lagartos) y avecillas como el Zumbador han encontrado su propio paraíso donde alimentarse, protegerse y reproducirse, aquí cohabitan decenas de especies de cactus y suculentas que debido a las condiciones ambientales se han adaptado y reproducido favorablemente, este es el caso del melón de breña, pitahaya, caquito de vieja, la cabuya, guasábara, cayuco, alpargata y sábila.

Conuco Dominicano

El Valle del Cibao se ha caracterizado por sus suelos fértiles y ancestral cultura de labrar la tierra para la producción de diversos rubros para su consumo o venta. Sin embargo con el paso de los años algunas generaciones, especialmente procedentes de varios estratos poblacionales desconocen estas artes e inclusive ignoran de cuales plantas provienen los frutos, víveres o tubérculos que alimentan cada día la población.

En el Conuco Dominicano, localizado al oeste del Jardín y frente al bosque seco, se puede conocer sobre la producción de hortalizas, víveres y vegetales como plátanos, guineos, yuca, batata, ajíes, tomate, berenjena y zanahorias.

Rosedal

Área dedicada al cuidado y exhibición de rosas, con variedades que exhiben marcadas diferencias y diversidad de tamaños, colores y formas.

En un esfuerzo extraordinario de adaptación, más de 30 especies de rosas exóticas y naturalizadas florecen con extraordinario fulgor en un habitáculo especial generado entre el Laberinto y la vía central.

Senda del Guatapanal

Sendero bordeado por decenas de plantas de Guatapanal (Caesalpinia coriaria), una especie nativa que crece en bosques secos. Tradicionalmente a las diferentes partes del arbusto se le ha dado diversos usos, en especial su fruto en legumbre ha sido utilizado en infusiones para tratar la amigdalitis.

Esta senda, copada por ejemplares adultos y juveniles de esta especie, rinde homenaje a una de las plantas de mayor potencial desde el punto de vista medicinal y paisajístico con la que contamos.

Cristo de la Misericordia

Este monumento, que incluye una escultura de más de 15 metros de altura simbolizando al Cristo Vivo, es una obra de arte situada en la parte más alta del Jardín y que consiste en un mirador con escalinatas en forma piramidal desde donde se pueden contemplar todos los Jardines.

La imagen de “El Cristo de la Misericordia”, es una obra del artista Bismarck Victoria, que simboliza la entrega del Jesús crucificado, que aún clavado al madero extiende su mano para ayudar al necesitado. La misma se erige sobre una cisterna con capacidad para más de 800 m3 de agua que sirven para el riego de los diferentes jardines temáticos.

Entre sus más de 10 kilómetros de trillos y senderos se encuentran diversos espacios para el disfrute, la recreación y el esparcimiento, siendo los más destacados una ciclovía de 3 Kilómetros, un Humedal demostrativo, el Laberinto de cipreses, puente colgante, bosque de galerías, monumento al Cristo vivo, pabellón de cactus y suculentas, área de aromáticas y medicinales, arboretum, «las frutas de los taínos», conuco dominicano, el Banco genético de la caoba dominicana, Gazebos, Viveros, Rosedal, áreas para Picnic y el Mariposario Greta.

Vivero

La principal función de los viveros internos es la producción de plantas para su posterior uso tanto en el Jardín como cualquier otro lugar donde se soliciten. Las mismas están organizadas según su tipo en maderables, frutales, ornamentales y suculentas.

En nuestro vivero se privilegian aquellas especies poco comunes en los demás viveros del país y en especial aquellas que se encuentran en peligro de extinción.

Aromáticas y medicinales

Es bien conocido las muchas bondades medicinales que proporcionan las plantas. Por ello, el Jardín Botánico de Santiago cuenta con 47 secciones que conforman el área de Aromáticas y medicinales. Con más de 100 especies distintas de plantas cuyo uso en la farmacopea y la gastronomía de nuestros abuelos era más que legendario.

El área se localiza justo detrás del Mariposario y en ella los visitantes pueden encontrar plantas aromáticas como la Ozúa, el Berrón o el Patchoulí, pero también comestibles como el orégano, la albahaca, canela o la bija.

Banco Genético de la Caoba

Dada la importancia de la Caoba Criolla como Árbol Nacional de República Dominicana, sus múltiples usos y beneficios a través de la historia y las amenazas para su manejo y corte ilegal, en una alianza con la Confederación de la Caoba Dominicana y el Plan Sierra fue establecido el Banco Genético de la Caoba Dominicana.

Esta es una iniciativa impulsada por el biólogo Domingo Contreras y Alfredo Martínez, conservando de forma científica más de 800 ejemplares de caoba, los cuales fueron germinados de semillas tomadas de los especímenes más robustos y saludables de toda la isla, para la conservación de sus valiosos recursos genéticos para ser estudiados y reproducidos.

El Banco genético de la Caoba se halla en el extremo noroeste del Parque, próximo al bosque seco.

Puente Colgante

Esta curiosa estructura es la primera obra que se construyó dentro del proyecto, se encuentra en la parte norte del jardín y conecta los senderos del Jardín con las ruinas de la antigua construcción de la UASD abandonada hace más de 30 años.

El puente, remodelado mediante «tecnología aplicada» por la Fundación Saltadero, se yergue sobre el río Jacagua dando una privilegiada visual de la vegetación ribereña y el canto melodioso de decenas de aves muy singulares, como el barrancolí, conformando así un espacio mágico, de paz y armonía para centenas de visitantes.