Ave del mes: MARZO

Nombre común: Zumbador grande, colibrí, picaflor.

Nombre científico: Anthracothorax dominicus

Familia: Trochilidae. Familia grande y diversa del Hemisferio Occidental, reconocida por su pequeño tamaño, sus vistosos colores y habilidades de vuelo.

Descripción: es una especie de colibrí de unos 11 a 12 cm. de longitud, 5.4 g. y con un pico comparativamente largo en relación a su tamaño y ligeramente curvado. Los machos son en gran parte negros por debajo con una garganta verde iridiscente y una cola de color púrpura oscuro, mientras que las hembras son principalmente blancas en la parte inferior y también tienen puntas blanquecinas en la cola*. Los machos inmaduros son similares a las hembras pero con una franja negra en el centro de la parte blancas inferior.

Distribución: Residente en la Hispaniola y Puerto Rico. La especie aparentemente se encuentra extinta en tres de las Islas Vírgenes. Pulula tanto en hábitats húmedos como áridos, pero es más abundante en regiones semiáridas. Es el zumbador más abundante en los bosques secos y ambientes desérticos del país, evita el bosque de pinos sobre los 1,100 metros y se registra desde el nivel del mar hasta 2,600 metros en la Cordillera Central. La subespecie A. d. dominicus es endémica de la Hispaniola e islas adyacentes.

Anidamiento: pone 2 huevos blancos en un nido profundo elaborado en base a fibras vegetales suaves frecuentemente cubierto de líquenes, musgo y tela de araña y colocado en la rama de un árbol o arbusto, o en un cactus a 1.5-10 metros del suelo. La reproducción probablemente se produce durante todo el año, pero tiende a anidar entre diciembre y agosto.

Estado de conservación: está en la Lista Roja de especies protegidas de La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza -UICN- en la categoría LC (Preocupación Menor) y por la  Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres.

Uno de los grandes valores de nuestro jardín es que reside una gran  población de esta especie, así como de las otras dos especies (zumbadorcito- Mellisuga minima y zumbador esmeralda-Chlorostilbon swansonii); para hacerlos sentir como en casa se diseñó el sendero del zumbador, ya que cuando se estaba construyendo uno de los senderos en el área de los cactus, anidó un zumbador en uno de ellos, el cual hubo que dejar en medio del trillo, después de haberlo construido tres veces, hasta que los pichones abandonaran el nido.

Dicha avecilla se ha multiplicado en nuestro jardín en más de un 100%, lo que hace que los visitantes amantes de la flora, fauna y de la buena fotografía tengan un motivo más para amar, cuidar y admirar la naturaleza de este jardín.   

Les invitamos a visitar el Jardín Botánico de Santiago Prof. Eugenio de Jesús Marcano Fondeur  para conocer este grácil ejemplar de la Ornitofauna y las demás especies de nuestra rica biodiversidad que se preservan celosamente para la presente y futuras generaciones.

Texto: Wilmer Corniel y Ashleen García (Unidad de Educación Ambiental Jardín Botánico Prof. Eugenio de Jesús Marcano Fondeur)

Fotografías: Alfredo Vargas

Ilustraciones: Latta. Steven et al. (2006). Aves de la República Dominicana y Haití. Santo Domingo, República Dominicana. Optima.

Referencia Bibliográfica: 

Latta. Steven et al. (2006). Aves de la República Dominicana y Haití. Pág. 155. Santo Domingo, República Dominicana. Optima.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *