Ave del mes: NOVIEMBRE

Nombre común: Carpintero

Nombre científico: Melanerpes striatus

Familia: Picidae

Status: Residente reproductor– Endémica  de la Hispaniola

Estado de conservación: Preocupación menor (LC)

Otros nombres: Inglés: Hispaniolan Woodpecker; Creole: Charpentier

Descripción. Su tamaño es entre 22 a 25 centímetros de longitud. Se distingue por su colorido plumaje de rayas negras y amarillas en las partes superiores. Las partes inferiores son de un oscuro color oliva cremoso. La cara es grisácea y el ojo es amarillo. La coronilla del macho adulto del carpintero está adornada de rojo vivo, mientras que la hembra mantiene una coronilla negra. Su pico es muy fuerte y su lengua puede extenderse hasta 10 centímetros. Su cola que le permite mantener su equilibrio al picotear, es negra pero su base es de color rojo.

Distribución. Probablemente el ave endémica más distribuida de la Hispaniola. Comúnmente reside en casi todos los hábitats, desde el nivel del mar hasta los 2,400 metros, incluyendo bosques húmedos y secos, de pinos y latifoliados, bosques secos espinosos, plantaciones de café, palmeras, cactus y manglares costeros. Es más numeroso en áreas con lomas, especialmente donde hay palmeras entre los campos cultivados. Está ausente sólo donde no hay árboles. Entre las islas adyacentes, sólo se conoce en Isla Beata. 

Anidamiento. Anida en los agujeros creados por ambos sexos en palmeras vivas o muertas, cactus o postes telefónicos. El anidamiento frecuentemente es en conjunto en colonias de 5-20 o más parejas. Pone 3-6 huevos blancos.  Se reproduce principalmente entre febrero y julio pero hasta cierto punto el año entero. Cuando una pareja abandona su nido, el agujero es aprovechado por otras aves para anidar como cotorras, pericos y golondrinas, y como refugio de algunos reptiles, como la boa de la Española.

Alimentación. Consume insectos, frutas y semillas tomadas durante su proceso de buscar alimento en árboles, arbustos, epífitos y cactus. Forrajea a todos los niveles pero no en el suelo. Su dieta también incluye savia. 

Comentario. Considerada una plaga en algunas zonas agrícolas; su preferencia por productos como maíz, naranjas y cacao ha traído conflictos con los humanos. La especie históricamente ha sido odiada por sus hábitos alimenticios, tanto así que el gobierno dominicano institucionalizó un programa de cacería de carpinteros en el año 1976. Relatos sobre sacos de lenguas de carpinteros a ser intercambiados por rifles o dinero prevalecen en la memoria de los cacaotaleros dominicanos. Aunque la cacería del carpintero fue prohibida, los campesinos continúan el control de esta especie al colocar espantapájaros, objetos brillantes y paños rojos en sus fincas, y hasta utilizan bazucas o fuegos artificiales caseros para “espantar” al carpintero. A pesar de esto, el bullicioso canto a carcajadas del carpintero continúa dominando los paisajes de nuestra isla.

Les invitamos a visitar el Jardín Botánico de Santiago Prof. Eugenio de Jesús Marcano Fondeur  para conocer este grácil ejemplar de la Ornitofauna de República Dominicana y las demás especies que componen nuestra rica biodiversidad y que se preservan celosamente para la presente y futuras generaciones.

Texto: Lic. Wilmer Corniel (Unidad de Educación Ambiental Jardín Botánico Prof. Eugenio de Jesús Marcano Fondeur)

Fotografía: Lic. Breilyn Acevedo

Ilustraciones: Merlin App

Referencia Bibliográfica:  

Latta. Steven et al. (2006). Aves de la República Dominicana y Haití. Pág. 163. Santo Domingo, República Dominicana. Optima.

Páginas Web: 

https://alasycolores.com.do/es/aves/carpintero-de-la-espanola

http://www.ecoregistros.org/ficha/Melanerpes-striatus

https://www.ecured.cu/Carpintero_de_La_Espa%C3%B1ola

https://alasycolores.com.do/es/aves/carpintero-de-la-espanola

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *